Todas las habitaciones conservan los rasgos tradicionales de las casas de campo gallegas, con gruesas paredes de piedra, techos provistos de vigas de madera de castaño y suelos de madera o de piedra. No hay television y el wifi se apaga todas las noches para un sueño tranquilo y reparador en una zona baja de EMF.

Casa da Cabaza no reúne las condiciones necesarias para alojar a familias con niños menores de 12 años. No se permiten mascotas en las habitaciones o en nuestra finca.

Hay una estancia mínima de 2 noches. Contáctenos para reservas grupales o para reservar todo la casa exclusivamente, con la opción de comidas preparadas por un chef privado.